Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Mises Library | Defensa de la privatización de océanos y ríos

Defensa de la privatización de océanos y ríos

Tags EstrategiaPropiedad Privada

10/10/2017Michael Montgomery

[Quarterly Journal of Austrian Economics 20, nº 1 (Primavera de 2017)]

[Water Capitalism: The Case for Privatizing Oceans, Rivers, Lakes, and Aquifers, de Walter E. Block y Peter L. Nelson]

Esta colaboración entre Block (economista de libre mercado) y Nelson (ingeniero de libre mercado) ofrece un poco de anarco-libre-mercado-todo con lo que atraer al lector interesado. Block, como siempre, aporta su espíritu combativo y sus formidables capacidades de razonamiento. Está dispuesta a enfrentarse a todos, incluyendo, en un punto del libro, ¡a su propio coautor! Los interesantes casos de estudio de Nelson destacan particularmente bien lo que ocurre cuando se eliminan los derechos de propiedad y las fuerzas del mercado, ya sea en tierra o el agua.

El libro es una fusión de dos volúmenes complementarios, una circunstancia que puede hacer que haya una lectura algo agitada. A veces, es difícil de seguir. Pero el peregrino que persevere se verá recompensado en su momento con muchas ideas interesantes, así como con un atisbo de cómo sería (o debería ser) un régimen coherente de libre mercado sobre derechos del agua.

La primera mitad del libro es una especie de sección teórica, exponiendo la defensa de una economía de libre mercado en un contexto de derechos de propiedad. A esto le siguen varios interesantes casos de estudio que refuerzan la explicación teórica al inicio del tratado. Se cubre una maravillosa lista de asuntos provocativos (aunque solo brevemente en la mayoría de los casos). Estos afectan sobre todo a asuntos de derechos del agua, pero a menudo se amplía el ámbito y la explicación se extiende a asuntos más generalizados de propiedad (por ejemplo, el lamentable trato a Cliven Bundy [p. 40]). Aquí es también donde los autores replantean sus raíces de libre mercado, añadiendo un segundo concepto crucial: el problema del “fracaso del gobierno”, que aumenta en importancia al irse ocupando de los casos de estudio. Estos autores no se ven engañados ante la visión de funcionarios dando regalos al sector privado y también saben qué son los almuerzos gratis.

El capítulo uno establece el tono con una llamada: “¡Privaticemos los océanos y todas las demás aguas!” Un propósito principal del capítulo es sugerir que, en un sistema de libre mercado, es casi siempre posible encontrar soluciones políticas exitosas sobre el agua (y las demás cosas) sin recurrir al uso de la fuerza pública (por ejemplo, en el capítulo 9). Solo hace falta ser creativo y tener un deseo honrado de tratar de resolver problemas sin el gobierno. Para mantener la discusión, los autores discuten con un escéptico imaginario acerca del mensaje del libro.

Para un mayor énfasis, los autores plantean un argumento genérico para los mercados libres, partiendo del pensamiento aristotélico y también basándose en la idea de que los niños desde muy jóvenes reconocen los derechos de propiedad. Los autores ven la propia privada como natural y propia de la humanidad. Consecuentemente, dicen, los socialistas que afirman que “la propiedad es un robo” están literal, exacta y moralmente equivocados. De esta manera se despeja el camino para pensar acerca de la moralidad los mercados sin entrar en un largo debate con los inevitables críticos socialistas.

Los autores son muy optimistas (probablemente demasiado) con su afirmación de que la privatización de las aguas de la Tierra produciría necesariamente, en la práctica, una nueva Edad de oro en la Tierra (expresión del reseñador, no de los autores). Es verdad que nos iría mejor desarrollando nuestros recursos acuáticos si aplicamos dosis considerables de capitalismo al problema (por ejemplo, pp. 3-4 y pp. 22-25).  Pero a este reseñador estos pensamientos le parecen muy exagerados. Tener que trabajar en el agua o sobre el agua (frente a la tierra seca) es un “impuesto” importante sobre las actividades acuáticas productivas. Somos criaturas de tierra, no Aquaman. En general, es considerablemente más caro realizar operaciones de producción en entornos acuáticos (ya sea en un pantano lodoso o en el fondo del mar, a cientos de metros de profundidad). Los autores no se toman demasiado en serio este importante factor, yo diría que infravaloran en el problema. Por el contrario, suponen bastante alegremente que no existe ese “impuesto” sobre actividades productivas acuáticas. Unas pocas páginas después, los autores parecen apreciar este asunto. Sin embargo, a este reseñador le sigue pareciendo que infravaloran la dificultad de lo que están proponiendo. Por tanto, este reseñador es escéptico.

El Capítulo 2 hace la pregunta contraria de la del Capítulo 1: ¿Por qué privatizar? Los autores primero nos “instruyen” un poco más a los lectores con respecto a los argumentos de libre mercado para asegurarse de que estamos listos para la explicación posterior. La moralidad de los mercados libres, con su principio no coactivo, se ve superior a la coacción (en tierra o en agua). Las instituciones de libre mercado han dominado sobre las colectivistas siempre y en todo lugar en que han competido los dos sistemas. Dondequiera que miremos, se encuentran recursos mejor gestionados donde se ha permitido aplicar modelos de propiedad privada. Son opiniones que en muchos sociólogos de libre mercado pueden aceptar gustosamente.

Respecto de la tierra, lo mismo que las aguas: Éticamente, la privatización es en todas partes pacífica, ética y, según los autores, el mejor sistema para resolver disputas. Más aún, la productividad será superior si hay propiedad privada del agua.

El Capítulo 5 se ocupa de estos asuntos de la privatización, la ocupación y el abandono. Se sugieren normas para el abandono acuático de propiedades descuidadas (abandonadas), así como otras interesantes sugerencias. Sorprendentemente, el capítulo no es “pragmático”, sino filosófico, ya que busca maneras de resolver los diversos problemas explicados en el material de dicho Capítulo 5.

El Capítulo 6 se ocupa de varios asuntos cotidianos que afectan al derecho actual que gobierna los mares: la ley del almirantazgo, la ley de salvamentos y también el interés: una breve explicación de las normas de salvamento de libre mercado que podría funcionar bien. Tal vez habría sido mejor combinar la explicación de la ley del mar en un solo capítulo.

Este capítulo expone una parte de la teoría de la propiedad privada de los autores. Los derechos sobre el agua, así como su opuesto: la dañina ley existente que gobierna hoy la mayoría de los mares. La teoría lockeana será familiar para mayoría de los lectores de este libro partidarios de libre mercado; la ley de los mares tal vez lo sea menos. El Capítulo 6 también se ocupa del abandono de la propiedad ocupada.

El Capítulo 7 es donde los autores empiezan a desarrollar el núcleo de su defensa de la privatización de esas aguas actualmente “en manos del gobierno”. El argumento esencial es el de la ocupación. Los derechos de propiedad son establecidos (o deberían estarlo) por un ocupante que esencialmente mezcla su trabajo con recursos naturales disponibles (reclamando así el derecho a controlar esos recursos). En una sociedad adecuada, sugieren los autores, los derechos sobre el agua no estarían establecidos por una burocracia centralizada global (ni, alternativamente, por una local). Por el contrario, dichos derechos se ganarían principalmente con el sudor de la frente. Hay un aspecto tanto práctico como moral en este argumento (como argumentan antes los autores).

En el Capítulo 7, los autores incluyen interesantes pistas y sugerencias que tendrían que ayudar a conseguir más pensamiento de libre mercado en la corriente principal. Por ejemplo (extrapolando de los autores [ver p. 56]), los especialistas podrían idear boyas con GPS que pudieran utilizarse para seguir veces de un valor especialmente alto en (como el atún de aletas azules y el pez espada). Al mismo tiempo, vallas eléctricas submarinas podrían mantener agrupados de forma segura a estos peces.

En este mundo feliz del emprendimiento acuático, los autores parecen sugerir que mantener un control efectivo sobre un “espacio acuático” tridimensional podría ser relativamente fácil, siempre que hubiera un marco legal para apoyarlo y que la sociedad viera las virtudes de esa posibilidad. Los siguientes pasos serían una educación eficaz y la defensa de dicho marco legal. La visión de los autores se extiende a unes vallas piscícolas eléctricas submarinas operativas. Se mantendrían espacios submarinos acotados de gran tamaño para contener los peces. ¡Esas esperanzadas especulaciones son una lectura interesante!

A continuación, los autores nos presentan preguntas cruciales que parecen aceptar como representativas de la gran cantidad de preguntas similares que tendrían que resolverse si se aprobara un régimen integral de derechos de agua. Son preguntas relacionadas con los derechos acuáticos de propiedad que necesitan responderse correctamente en el contexto de los derechos del agua para que crezca y se afiance con éxito una sociedad del mercado coherente y basada en normas.

Muchas de estas preguntas sobre “derechos acuáticos” se han resuelto en tierra. Tienen que pensarse como preguntas difíciles, aún sin resolver, pero que son cruciales para que tenga éxito cualquier intento de crear un sistema coherente basado en derechos de propiedad sobre las aguas (o sobre la tierra). Ahora el reto tendría que ser extender el razonamiento sobre la tierra de forma que la “ley de la tierra” pueda ser apropiada para esta aplicación más agresiva.

Los autores proporcionan algunas respuestas razonables a este tipo de preguntas. Otras preguntas se plantean de una manera que pone de manifiesto el difícil desafío propio del planteamiento de dichas preguntas. Los resultados de estos “experimentos mentales” son a veces bastante provocativos (por ejemplo, la explicación de la posibilidad de propiedad/control de diferentes profundidades de aguas). Empieza a parecer como si algunas de estas preguntas fueran bastante interesantes, probablemente respondibles y, todavía más, dignas de respuesta.

Pasando a otros asuntos: problemas como el del “ciclo del agua” (es decir, el agua que se evapora para formar nubes y luego cae como lluvia al azar, haciendo así extremadamente difícil la asignación de derechos de propiedad) se explican con cierto detalle en el Capítulo 7. El problema, como lo ven los autores, es que plantea dificultades para quienes tratan de marcar toda “pieza” de agua como “mía” o “tuya”, causando problemas para las fuerzas del mercado. Hay aquí asimismo una larga explicación del concepto de la definición de la propiedad oceánica y cómo podría definirse y, por desgracia, no mucha en la vía de las soluciones.

El Capítulo 8 es un capítulo bastante largo, centrado principalmente en los asuntos de la propiedad de los ríos. Se ocupa de un caso interesante (p. 76-77) en el que el acceso de un dueño a su propiedad está bloqueado por todas partes por dueños de propiedades adyacentes (por ejemplo, tiene la propiedad en medio de la corriente, pero le falta un punto legal de acceso a su “espacio”). Para hacer las cosas un poco más difíciles, supongamos que sus no muy amigables vecinos no están dispuestos a negociar un punto de acceso. ¿Qué hacer entonces? Nuestros autores, armados con la confianza las fuerzas del mercado, esperarían soluciones creativas por parte de los “jugadores” del “juego” a la hora de encontrar un punto apropiado de acceso.

Otros temas explicados son los derechos de propiedad en una situación en la que se altera el curso un río: ¿cómo podía llegarse a un compromiso con éxito? Las estrategias para la protección frente a inundaciones en muchos casos podrían incluir algo tan sencillo como poner las estructuras sobre pilotes (como en la costa del golfo de EEUU). Este largo e informativo capítulo acabar con la explicación de los derechos de pesca en el libre mercado y las consecuencias de la erosión.

El Capítulo 9 trata los lagos en el mercado libre y asuntos relacionados. Es interesante principalmente porque se refiere a la propiedad privada real de lagos y, por suerte, la explicación parece en este caso menos especulación y más concreta. Después de todo, tenemos numerosos ejemplos de gestión con éxito de lagos pequeños.

Al desarrollarse una comunidad lacustre, es particularmente interesante en este capítulo ver cómo los autores, partiendo de un pequeño lago virgen con poco comercio y con solo unos derechos esquematizados de propiedad llevan al lector hasta una situación de regímenes de derechos de propiedad bien definidos y complejos. Otros asuntos en este capítulo incluyen la explicación de los derechos de pesca en los ríos y la división de los costes de erosión entre partes perjudicadas interesadas y el caso relativamente raro de cambios en el curso del río y cómo podría gestionarse.

El Capítulo 10 trata del control y cuidado de los acuíferos, que a menudo implica daño de una parte a otra cuando una de ellas saca suficiente agua como para afectar negativa y significativamente a los acuíferos de otro. Este es otro escenario de la “tragedia de los comunes”, llevando a problemas técnicos relacionados con bienes públicos. En una situación de mercado libre, las partes que llegaran primero deberían tener prioridad.

El Capítulo 11 desarrolla la perspectiva ortodoxa sobre la gestión de los océanos, la llamada aproximación “CITES”, basada en la convención sobre comercio internacional de especies en peligro de fauna y flora salvaje. Los autores la rechazan con firmeza, citando casos sobre terrenos en los que dichos modelos han empeorado enormemente las condiciones de la flora y la fauna viviendo bajo estas políticas. También presentan alternativas de libre mercado. En general, es un capítulo atractivo.

El Capítulo 12 explica la historia de la piratería. Los autores son moderadamente optimistas con la idea de que el mercado y la propiedad privada puedan resolver el problema.

El Capítulo 13 muestras seis casos de estudio bastante interesantes. Caso A: Explica los derechos del agua en la porción inferior de la península de Florida. Los autores argumentan que una de las principales complicaciones deriva de los mal establecidos derechos de propiedad privada el agua. El caso B se ocupa de los intentos de protección ante inundaciones remontándose a la década de 1880. Los autores destacan las subvenciones ocultas en dicha política y una alternativa libertaria. El caso C analiza un derrame muy dañino de productos químicos en el río Elk en 2014. Los autores se preguntan si es probable o no que las ayudas regulatorias impidan un desastre similar. ¿Por qué deberían hacerlo? Por el contrario, en un régimen de derechos fijos de propiedad de libre mercado, la parte responsable tendría que responder estrictamente ante todas las partes perjudicadas. La regulación sería innecesaria. El caso D se refiere al acuífero del Valle Central de California. Los autores argumentan que el problema no es demasiado capitalismo, sino demasiado poco capitalismo. Los autores señalan que los derechos de propiedad son un lío en el área del acuífero, creando graves “efectos de la tragedia de los comunes”. Caso E: Canadá, con enormes reservas de agua, rechazar tratar sus suministros de agua como un bien económico. El agua en Canadá no es propiedad privada. Los autores exploran esta extraña característica de la “mentalidad canadiense”, que tiene una aversión muy fuerte a la venta de agua a áreas secas en otros lugares. El caso F se refiere a Somalia, Yemen y el golfo de Adén y a cómo la introducción de derechos sólidos de propiedad en el golfo de Adén reduciría sustancialmente la piratería y otros problemas en esta área bastante “salvaje”.

Otras características interesantes del libro son: referencias maravillosamente completas, un debate por escrito entre los autores (un giro inusual), una crítica de varios otros libros populares de libre mercado que se centran en los derechos del agua, que los autores ven como alejándose demasiado de la visión de libre mercado que destacan sus autores y, por fin, una portaba muy chula.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
https://www.flickr.com/photos/davordraglcevic
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Cite This Article

Montgomery, Michael R., Review of Water Capitalism: The Case for Privatizing Oceans, Rivers, Lakes, and Aquifers edited by Walter E. Block and Peter Lothian Nelson, Quarterly Journal of Austrian Economics 20, no. 1 (Spring 2017): 103–09

Shield icon interview