Mises Wire

Home | Wire | Estadísticas falsas de crecimiento económico ocultan problemas profundos en el Main Street

Estadísticas falsas de crecimiento económico ocultan problemas profundos en el Main Street

  • copy1.JPG
0 Views

Tags Dinero y BancosDinero y Banca

Vivimos no sólo en una época de noticias falsas, sino también en la era del falso crecimiento económico. El desempeño de las economías de los países industrializados desde 2010 es un caso destacado de crecimiento económico engañoso. Esta recuperación económica no es el resultado de un fortalecimiento de las fuerzas productivas de la economía, sino que se debe a una expansión masiva de la liquidez. Los bancos centrales crearon una avalancha monetaria que ha entrado principalmente en los mercados financieros y se ha convertido en una fuente de engaño para los inversores. En términos reales, la economía no ha avanzado mucho desde la crisis financiera de 2008. La valoración de los activos financieros se ha disociado de la economía real.

Los indicadores de prosperidad favoritos del presidente, como la valoración de la bolsa de valores y la tasa oficial de desempleo, presentan una imagen engañosa del verdadero estado de la economía estadounidense. Los cálculos alternativos de los datos del empleo –que incluyen a los trabajadores desalentados durante mucho tiempo y a los desempleados crónicos– indican que el mercado laboral es mucho más flojo de lo que indican las estadísticas oficiales.1 Los beneficios se recuperaron en los primeros años después de la crisis de 2008, pero en los últimos cinco años se han mantenido estables. Por su parte, las cotizaciones bursátiles, medidas por el índice S&P 500, han  aumentado en más del 50% desde 2012.

La recuperación tras la crisis de 2008 fue provocada por los paquetes de estímulo y posteriormente por la política monetaria de «expansión cuantitativa». La expansión que siguió no constituye un verdadero crecimiento económico. Si bien los mercados de activos financieros indican la creación de riqueza, la capacidad productiva de la economía tiende a seguir siendo débil. En los últimos diez años, la Oficina de Presupuesto del Congreso tuvo que reducir su estimación de producción potencial año tras año y el crecimiento de la productividad se ha mantenido por debajo de la tendencia de la época anterior a la crisis de 2008.

A nivel nacional y mundial, el tamaño de la fabricación de dinero adicional de los bancos centrales desde 2008 no tiene precedentes. Liderados por la Reserva Federal, los otros grandes bancos centrales se unieron para aumentar la oferta monetaria mundial. Los balances de los tres principales bancos centrales del mundo pasaron de cuatro billones en 2008 a quince billones de dólares en 2018.

En los Estados Unidos, la Reserva Federal amplió su tenencia de activos de menos de un billón en 2008 a más de 4,5 billones de dólares estadounidenses en 2015, hasta que el Banco Central de los Estados Unidos inició una política de reducción de su stock de activos en 2018 al nivel actual de unos 3,8 billones de dólares estadounidenses (Figura 1).

Gráfico 1: activos totales de los bancos de la Reserva Federal de EE.UU., 2009-2019

mueller1_2.png
Fuente: Banco de la Reserva Federal de St. Louis

 

El punto a tener en cuenta aquí no es sólo lo que ha ocurrido, sino también lo que no ha ocurrido. En primer lugar, esta masiva creación de liquidez no ha conducido a una mayor inflación de precios y, en segundo lugar, en comparación con este inmenso aumento de liquidez, la expansión de la economía real ha sido mediocre. Ambos hechos están interrelacionados. A pesar de un aumento sin precedentes de la liquidez, la expansión económica real ha sido escasa y el nivel de precios se ha mantenido relativamente estable. Tanto la tasa media de crecimiento real de la economía estadounidense como la tasa media de inflación anual han sido inferiores al 2% en los últimos diez años. Para la zona euro, los datos no son muy diferentes, y para Japón, estos indicadores son aún peores.

El reciente aumento de la tasa de crecimiento económico estadounidense al 3,2% en el primer trimestre de 2019 es tan falso como el crecimiento económico anterior, cuando era el resultado de la expansión monetaria. Ahora, cuando el banco central estadounidense intenta acortar su balance a través de la política monetaria, la política fiscal se ha vuelto expansionista con los recortes de impuestos de la Trompa. El estímulo fiscal ha sustituido al estímulo monetario. A principios del año 2019, los Estados Unidos alcanzaron más de 22 billones de dólares y la relación entre la deuda pública y el producto interno bruto superó el nivel del 105% desde 2016 (Figura 2).

Gráfico 2: Deuda pública total de Estados Unidos y coeficiente de deuda pública, 1940-2019

mueller2_1.png
Línea de puntos: (RHS) Relación de deuda pública (Deuda total en porcentaje del producto interno bruto) Línea sólida: (LHS) Deuda federal total. (Fuente: Tradingeconomics.com)

 

Mientras que no se sabe cómo le habría ido a la economía sin las políticas monetarias y fiscales expansivas, sí se sabe que, en relación con la magnitud de los estímulos monetarios y fiscales, el impacto de las políticas expansivas sobre el crecimiento económico y la inflación de los precios ha sido modesto. Ahora, a mediados de 2019, aunque la economía aún no se ha recuperado completamente, sigue habiendo un problema de balance y un aumento de la deuda pública, que se convertirán en graves problemas cuando la economía se dirija a la próxima recesión.

Las políticas económicas que las autoridades implementaron en respuesta a la crisis de 2008 no han sido muy efectivas. Han traído más problemas en lugar de una solución. Al bajar el tipo de interés a cero, y en parte a territorio negativo, al inundar de liquidez los mercados financieros, los banqueros centrales han elevado la valoración de los bonos, las acciones y los bienes inmuebles a niveles que superan con creces el crecimiento de la economía y, en consecuencia, el aumento de los salarios. Esto ha convertido a los responsables de la política monetaria en los principales responsables de la enorme disparidad de riqueza que ha surgido en los últimos diez años. Ellos han sido los autores del cambio de sentimiento popular que ha hecho que el capitalismo sea dudoso y el socialismo popular.

Las cosas empeorarán cuando llegue la próxima recesión. El Sistema de la Reserva Federal y los otros bancos centrales importantes han producido una economía de empresas zombis. En un entorno de tipos de interés extremadamente bajos, surge una plétora de proyectos empresariales que crean actividad económica e incrementan el empleo, pero que no podrán soportar tipos de interés más altos. Mientras tanto, estas empresas zombis chupan la sangre de la parte sana de la economía. Debido a que un retorno a la normalidad revelaría que gran parte de la economía está en soporte vital artificial y que la recuperación ha sido falsa, los banqueros centrales han optado por tipos de interés más bajos y los gobiernos por más déficits. Los bancos centrales y los gobiernos compran una extensión de corta duración de la expansión económica al precio de una quiebra mayor que se avecina. Estas políticas fomentan la mala inversión y profundizan la mala asignación.

Los responsables de la formulación de políticas ignoran la principal lección de la crisis de 2008, a saber, que las políticas de estímulo monetario y fiscal no producen una recuperación sólida, sino un crecimiento económico falso que distorsiona la estructura de producción de la economía. En lugar de una recuperación en forma de V que ocurriría si el Estado se abstuviera de intervenir, los responsables políticos producen una agonía en forma de L.

Como si un estancamiento prolongado no fuera ya suficientemente malo, los intervencionistas también actúan como enterradores del capitalismo. La intervención política distorsiona la economía y abre una brecha entre Wall Street y Main Street. La mayoría de la gente no atribuye la discrepancia entre el crecimiento de la riqueza financiera y el estancamiento de la economía real a la política de las autoridades, sino que acusa al capitalismo de este mal.

Es difícil encontrar una paradoja mayor en la política actual que el grito de guerra por la justicia social que exige más gasto gubernamental y una política monetaria que ignore la deuda y los déficits. Es precisamente este tipo de política la que ha causado el descontento generalizado actual.

  • 1. Ver: «Are the Long-Term Unemployed on the Margins of the Labor Market?» Por Alan B. Krueger, Judd Cramer y David Cho, primavera de 2014 (Brookings Inst.) https://www.brookings.edu/bpea-articles/are-the-long-term-unemployed-on-the-margins-of-the-labor-market/

Dr. Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. Write an e-mail. See his website and blog.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire