Mises Wire

Home | Wire | La economía no 'mide' o 'predice', explica

La economía no 'mide' o 'predice', explica

  • wallet-2383496_1920.jpg
0 Views

Tags Introducción a la Economía AustriacaPreciosValor e Intercambio

Una nueva pieza en la serie de The Economist sobre las deficiencias de la profesión económica aborda la difícil cuestión de los límites de la ciencia económica. Señala dos defectos en el estudio moderno de los precios y el intercambio: primero, la idea de que "los precios son todo lo que necesitamos saber" sobre la economía y el bienestar económico. Segundo, la cuestión de que "los economistas de hoy todavía tratan cosas que no se pueden medir fácilmente como si importasen menos".

Como de costumbre, no es lo que dice The Economist sobre estos temas, pero por qué lo dicen es lo que importa.

En cierto sentido, los precios son todo lo que necesitamos saber sobre la economía. Como explica Joseph Salerno (1990, 52-3), a través del intercambio de mercado y la competencia entre empresarios

... se convierte en la estructura de precios monetarios del mercado, un fenómeno genuinamente social en el que a cada unidad de bienes y servicios intercambiables se le asigna un número cardinal socialmente significativo y que tiene sus raíces en la mente de cada miembro de la sociedad, todavía debe trascender para siempre la contribución de la mente humana individual.

El sistema de precios y la división del trabajo en el mercado son dos caras de la misma moneda, la esfera económica de la sociedad humana.

Como economistas, nuestra tarea es explicar las leyes económicas que conducen a los precios obtenidos en el mercado. Como tales, no hay razón para estar insatisfechos con los precios que observamos. Los economistas no pueden ni deben teorizar, dentro de la ciencia económica, los vínculos entre el ingreso y la felicidad, ni utilizar estos fundamentos vacilantes como excusas para las políticas gubernamentales y la intervención en los precios. Por ejemplo, una afirmación como "a medida que aumenta la desigualdad, el mecanismo de precios puede hacer un peor trabajo de asignación de recursos" implica un conocimiento inalcanzable de una "mejor" asignación de recursos que la resultante del intercambio voluntario del mercado. Esto pone de relieve la presunción de los profesionales de la economía, que ven el mundo como innecesariamente defectuoso y desean moldearlo de acuerdo con sus propios valores subjetivos. En cambio, los economistas como tales deberían contentarse con explicarlo.

Pero los economistas de la corriente principal también son culpables de ignorar los aspectos esenciales de la acción humana en la búsqueda de la perfección matemática en sus modelos. A medida que usan estos modelos para predecir y remodelar la economía, no pueden lidiar con cosas "impredecibles". Tratan las variables no mensurables, como el tiempo, los valores morales y los incentivos no monetarios, como si realmente importasen menos, como si fueran inexistentes, eliminándolos por completo de sus modelos idealizados.

sto no significa, sin embargo, que la solución sea introducir la psicología, por ejemplo, en la economía. Simplemente explicar el mundo que nos rodea en términos de acción humana y relaciones causales, como enseñó Mises, es suficientemente esclarecedor en sí mismo, y las predicciones cuantitativas no son necesarias para la ciencia de la economía.

Más importante aún, las valoraciones subjetivas de las personas, que se fusionan en sus elecciones económicas, y por lo tanto en los precios, se modelan por consideraciones monetarias y no monetarias. Como Mises explicó,

El honor, la virtud, la gloria e igualmente el vigor, la salud y la vida misma desempeñan un papel en la acción como medios y como fines, pero no entran en el cálculo económico. [...] Los valores que no se reflejan en ninguna relación de cambio monetario son, por el contrario, elevados por este hecho a una posición particular que hace que la decisión sea más fácil.

Ninguna queja está menos justificada que la lamentación de que los métodos de cálculo del mercado no comprenden cosas que no se pueden vender. Los valores morales y estéticos no sufren ningún daño a causa de este hecho.

El objetivo de la ciencia económica no es resolver todos los problemas sociales, ni tiene las herramientas adecuadas para esto. Lo que la economía puede hacer es explicar cómo los empresarios y los consumidores, a través de su interacción en el mercado, resuelven algunos de estos problemas ellos mismos.

Dr. Carmen Elena Dorobăț is a Fellow of the Mises Institute and assistant professor of business and economics at Leeds Trinity University in the United Kingdom. She has a PhD in economics from the University of Angers, and is the recipient of the 2015 O.P. Alford III Prize in Political Economy and the 2017 Gary G. Schlarbaum Prize for Excellence in Research and Teaching. Her research interests include international trade, monetary theory and policy, and the history of economic thought.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Pixabay.com
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire