Mises Wire

Home | Wire | La impresión de dinero no puede reemplazar el ahorro y la producción como el motor real del crecimiento económico

La impresión de dinero no puede reemplazar el ahorro y la producción como el motor real del crecimiento económico

  • money1_7.PNG
0 Views

Tags Dinero y BancosDinero y Banca

08/19/2019

Hay algunos indicios de que el ritmo de la actividad económica estadounidense está empezando a ralentizarse. Por ejemplo, la tasa de crecimiento anual de la producción industrial, que cerró en un 5,4% en septiembre de 2018, cayó al 1,3% en junio de este año (véase el gráfico).

Además, la tasa de crecimiento anual del índice de precios al consumidor (IPC) se redujo del 2,9% en julio del año pasado al 1,6% en junio de este año (ver gráfico).

shostak1.PNG

Una vez que los indicadores de actividad económica empiezan a mostrar una tendencia a la baja, los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal comienzan a mostrar su afán por evitar que la economía caiga en un agujero recesivo, suavizando su postura monetaria. En respuesta al reciente debilitamiento de los datos económicos, los responsables de la política económica han reducido el tipo de interés de los fondos federales a finales de julio entre un 0,25% y un 2% (véase el gráfico).

shostak2.png

Por el modo de pensar popular, es probable que la reducción de los tipos de interés fortalezca la demanda general de bienes y servicios, lo que a su vez va a fortalecer la producción de bienes y servicios (es decir, va a fortalecer el crecimiento económico). Nótese que una disminución de la actividad económica, según esta forma de pensar, es el resultado de un debilitamiento de la demanda global. Una vez que se dé el impulso necesario a la demanda, el crecimiento económico debería seguir su ejemplo.

Fortalecer la demanda, fortaleciendo la oferta

Observe que los individuos se dedican a la producción de bienes para mantener su vida y bienestar. El hecho de que cada individuo pueda tener dificultades para producir todos los bienes que necesita para mantener su vida y su bienestar impulsa el comercio.

Por medio del comercio, los individuos pueden intercambiar bienes que han producido por bienes producidos por otros individuos. Por ejemplo, Juan el panadero no sólo produce pan para acomodar sus necesidades personales con respecto al pan, sino que también produce pan para poder cambiarlo por otros bienes y servicios.

La capacidad de comerciar permite que cada individuo se concentre en la producción de bienes y servicios en los que es el mejor, permitiendo que los individuos se especialicen.

Juan el panadero puede ejercer su demanda de diversos bienes, como zapatos y frutas, cambiando por ellos los panes que ha producido. A través del aumento de la oferta de pan, Juan también puede aumentar su demanda de otros bienes. Nótese que su demanda de bienes está incrustada en su producción de pan, es decir, en su suministro de pan. También, note que su demanda está limitada por la producción, es decir, por la oferta de pan. Cuanto mayor sea la producción, es decir, su suministro de pan, más bienes y servicios podrá adquirir Juan.

Sin embargo, no basta con que los productores ofrezcan una oferta de bienes, también debe existir un mercado para sus productos. Podemos deducir, pues, que un individuo debe producir algo útil para otros individuos a fin de asegurarse los bienes que van a sustentar su vida y su bienestar.

También podemos inferir que a través del comercio individual, se intercambia algo por otra cosa. El intercambio de algo por algo significa que los individuos están pagando por los bienes con bienes.

El dinero no puede reemplazar la necesidad de producir bienes

La introducción del dinero no altera la esencia de lo anterior. El dinero es sólo el medio del intercambio. El dinero hace posible expandir el comercio entre varios individuos. La introducción del dinero no altera el hecho de que los individuos todavía tienen que producir algo útil para obtener otros bienes útiles para sí mismos.

La introducción del dinero hace posible el surgimiento de varios oficios. Por ejemplo, en lugar de intentar intercambiar directamente carne con un productor vegetariano de manzanas, el carnicero puede ahora obtener manzanas no a través de un intercambio directo, sino a través de un intercambio indirecto. El carnicero podría cambiar su carne por otra mercancía más aceptada, como el oro, y luego cambiar el oro por manzanas. (Cuanto más aceptada sea la mercancía que etiquetamos como dinero)

Tenga en cuenta que un individuo cambia algo por dinero y luego cambia dinero por otra cosa. Esto significa que el dinero sirve como facilitador y permite el intercambio de algo por algo. Por sí mismo, sin embargo, el dinero no produce nada — es sólo el medio del intercambio. Según Rothbard en Hombre, economía y Estado,

El dinero, per se, no puede ser consumido y no puede ser utilizado directamente como un bien de los productores en el proceso productivo. El dinero en sí es, por lo tanto, improductivo; es un stock muerto y no produce nada.

Obsérvese una vez más que el dinero no reemplaza la necesidad de producir bienes y servicios. El papel del dinero es facilitar el comercio mediante la sustitución de un intercambio directo por otro indirecto. Esto significa que, contrariamente al pensamiento popular en la economía monetaria, los individuos pagan por los bienes por medio de otros bienes y no con dinero, que sólo proporciona los servicios del medio del intercambio. Una vez más, el dinero no es el medio de pago, sino sólo el medio de intercambio. El pago se realiza siempre por medio de bienes y servicios.

El efecto falsificador y el crecimiento monetario

Ahora, considere el caso de un falsificador que genera dinero falso que se hace pasar por dinero apropiado. El falsificador utiliza el dinero falsificado para cambiarlo por bienes y servicios. Lo que tenemos aquí es un intercambio de nada por dinero y luego el intercambio de dinero por algo, es decir, tenemos aquí un intercambio de nada por algo. (Tenga en cuenta que el falsificador no ha producido ningún producto útil, por lo que no se cambia nada por dinero)

Sugerimos que en el actual sistema fiduciario una expansión de la oferta monetaria siempre conduce a un intercambio de nada por algo o al efecto de falsificación. Siempre que el banco central, a través de una política monetaria fácil, hace posible el aumento de la masa monetaria, permite la expansión del dinero de la «nada». Esto a su vez pone en marcha el proceso de intercambio de nada por algo.

Los primeros receptores del dinero recién generado se encuentran en la misma posición que el falsificador. Los primeros receptores de dinero se están enriqueciendo, ya que ahora tienen más dinero que antes de que se produjera el aumento. Los primeros receptores pueden ahora adquirir una mayor cantidad de mercancías mientras que los precios de las mercancías siguen siendo los mismos. Los últimos receptores de dinero o los que no lo reciben van a soportar la carga del aumento de los precios y el descenso de sus niveles de vida.

Los recursos ociosos emergen debido al auge anterior

Lo qu los comentaristas que defienden el bombeo monetario para absorber los recursos ociosos han pasado por alto es el hecho de que estos recursos se han vuelto ociosos a causa del anterior auge provocado por la anterior política monetaria flexible del banco central. Debido a la postura monetaria relajada previa, han surgido varias actividades no productivas o de «burbuja». La existencia de estas actividades depende de una política monetaria flexible, que les desvía la riqueza real de los generadores de riqueza.

Una postura más firme del banco central detiene esta desviación, reduciendo así el número de actividades de la burbuja y, en última instancia, fortaleciendo el proceso de generación de riqueza. Sin embargo, el daño que causó la anterior política monetaria relajada no puede deshacerse a corto plazo. Una vez que el proceso de generación de riqueza cobra impulso, la expansión de la reserva de riqueza real hace posible la absorción de varios recursos ociosos. Según Mises en La acción humana,

Del colapso del boom sólo hay un camino de vuelta a una situación en la que la acumulación progresiva de capital garantiza una mejora constante del bienestar material: el nuevo ahorro debe acumular los bienes de capital necesarios para un equipamiento armonioso de todas las ramas de la producción con el capital requerido. Hay que proporcionar los bienes de capital que faltan en las ramas que fueron indebidamente descuidadas en el auge. Las tasas salariales deben bajar; las personas deben restringir su consumo temporalmente hasta que se restablezca el capital malgastado por la mala inversión. Aquellos a quienes no les gustan estas dificultades del período de reajuste deben abstenerse a tiempo de la expansión del crédito.

Además, dice Mises,

Si los productos básicos no pueden venderse y los trabajadores no pueden encontrar trabajo, la razón sólo puede ser que los precios y los salarios solicitados son demasiado altos. Quien quiera vender sus inventarios o su capacidad de trabajo debe reducir su demanda hasta encontrar un comprador. Así es la ley del mercado. Tal es el dispositivo por medio del cual el mercado dirige las actividades de cada individuo hacia aquellas líneas en las que mejor puede contribuir a la satisfacción de las necesidades de los consumidores.

Debido a la recesión, según los expertos, los recursos que pueden ser utilizados en tiempos normales para promover la prosperidad económica ahora están infrautilizados. Por lo tanto, se sostiene que el fortalecimiento de la demanda no sólo fortalecerá el crecimiento económico sino que también evitará la aparición de recursos ociosos. Sobre esto escribió Ludwig von Mises,

Aquí, dicen, hay plantas y granjas cuya capacidad de producción no se utiliza en absoluto o no se utiliza en su totalidad. Aquí hay montones de mercancías invendibles y montones de trabajadores desempleados. Pero también hay masas de gente que tendrían suerte si pudieran satisfacer sus deseos más ampliamente. Todo lo que falta es crédito. Un crédito adicional permitiría a los empresarios reanudar o ampliar la producción. Los desempleados volverían a encontrar trabajo y podrían comprar los productos. Este razonamiento parece plausible. Sin embargo, es totalmente erróneo.

Los comentaristas tienen razón al decir que lo que impide el aumento de la producción de bienes y la absorción de recursos ociosos es la falta de crédito; sin embargo, es necesario enfatizar que el crédito que falta es el crédito productivo, el que está plenamente respaldado por la riqueza real.

En resumen, el crédito productivo surge cuando un generador de riqueza presta parte de su riqueza real a otro generador de riqueza. Al renunciar al uso de la riqueza real prestada en la actualidad, el prestamista es compensado en términos del tipo de interés que el prestatario se compromete a pagar. Como regla general, cuanto mayor sea la expansión de la riqueza real, menor será la tasa de interés que el prestamista probablemente aceptará, es decir, es probable que disminuya su preferencia temporal.

De esto se puede deducir que el interés es sólo un indicador, por así decirlo, no es responsable de la expansión de la riqueza real. En consecuencia, cualquier política que altere los tipos de interés hace mucho más difícil para los generadores de riqueza evaluar el verdadero estado del crédito productivo. Esto, a su vez, conduce a una mala asignación del crédito productivo y al debilitamiento del proceso de generación de riqueza. Debido a la distorsión de los tipos de interés, se produce una sobreproducción de algunos bienes y una subproducción de otros.

El resultado son burbujas, auges y eventuales declives.

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire