Mises Wire

Home | Wire | Lo que las universidades no enseñarán a los estudiantes universitarios sobre la economía del cambio climático

Lo que las universidades no enseñarán a los estudiantes universitarios sobre la economía del cambio climático

  • school-strike-4-climate-4057675_960_720_0.jpg
0 Views

Tags Gran GobiernoEducaciónEl Medio Ambiente

Recientemente di una charla a un grupo de estudiantes del Connecticut College sobre la economía del cambio climático. (El video está dividido en tres partes en mi canal de YouTube: una, dos y tres.) En este post resumiré tres de mis puntos principales: (1) Existe una enorme desconexión entre lo que la investigación económica publicada dice realmente sobre las políticas gubernamentales para limitar el calentamiento global y la forma en que los medios de comunicación lo están informando. (2) El hecho de que el presidente Trump retire a Estados Unidos del Acuerdo de París no afecta realmente a nada en el margen, incluso si estipulamos la posición alarmista sobre el cambio climático. Y (3) Si me equivoco, y el cambio climático causado por el hombre realmente representa una grave amenaza para la humanidad en las próximas décadas, entonces los científicos están trabajando actualmente en varias líneas de investigación sobre formas prácticas de abordar el problema.

La «investigación de consenso» no justifica una intervención política radical

Primero les expliqué a los estudiantes que a lo largo de mi charla, no iba a obtener resultados de los grupos de expertos de la derecha, o de los científicos «marginales» que eran considerados bufones por sus pares. Por el contrario, estaría transmitiendo resultados de fuentes como el trabajo de un Premio Nobel, William Nordhaus (cuyo modelo de política sobre el cambio climático había sido uno de los tres utilizados por la Administración Obama) y del propio informe periódico de las Naciones Unidas que resume las últimas investigaciones sobre la ciencia y la política del cambio climático.

Para demostrar cuán grande es el abismo entre la investigación económica actual y el tratamiento mediático de estos temas, describí a los estudiantes el espectáculo que observé en el otoño de 2018, cuando en el mismo fin de semana se dio a conocer que William Nordhaus había ganado el Premio Nobel por su trabajo pionero sobre la economía del cambio climático y que la ONU publicó un «Informe Especial» en el que se aconsejaba a los gobiernos que trataran de limitar el calentamiento de la Tierra a 1,5 grados Celsius.

El tratamiento de los medios de comunicación (a veces en la misma historia) presentó estos eventos sin ningún sentido de conflicto o ironía, lo que llevó a los ciudadanos comunes a asumir que el trabajo de Nordhaus, ganador del Premio Nobel, apoyaba los objetivos de la ONU para los responsables políticos.

Pero eso no es cierto en absoluto. He aquí un gráfico de una publicación de Nordhaus 2017 que incluí en mi presentación:

slide-2.png

Como muestra la figura, el modelo de Nordhaus –y una vez más, no es cocinado por la Heritage Foundation, sino que fue seleccionado por la EPA de la Administración Obama y fue la razón por la que ganó el Premio Nóbel–, los proyectos de que si los gobiernos «no hicieran nada», el calentamiento global total alcanzaría alrededor de 4,1 grados centígrados. En contraste, si los gobiernos implementaran el «impuesto óptimo al carbono», como Nordhaus recomendaría en un mundo perfecto, entonces el calentamiento total sería de unos 3,5 grados centígrados.

Cualquiera que esté remotamente familiarizado con el debate político sobre el cambio climático sabe que tal cantidad de calentamiento aterrorizaría a los activistas y grupos prominentes que abogan por una solución política. Con toda confianza le dirían al público que el calentamiento de esta cantidad significaría una catástrofe absoluta para las generaciones futuras.

Mi punto aquí no es apoyar el modelo de Nordhaus. Lo que quiero decir es que los estadounidenses nunca oyeron nada al respecto cuando los medios de comunicación cubrieron simultáneamente el premio Nordhaus y el documento de las Naciones Unidas en el que se pedía un límite de 1,5 °C. Y sin embargo, el propio trabajo de Nordhaus –que no se muestra en la figura anterior, pero lo explico aquí– concluye claramente que un objetivo tan agresivo causaría mucho más daño a los seres humanos en forma de una reducción de la producción económica, que sería mejor que los gobiernos «no hicieran nada» para nada con respecto al cambio climático.

Con o sin los Estados Unidos, el acuerdo de París iba a «fracasar»

Para continuar con el tema de cómo han sido mal informados, les recordé a los estudiantes la apoplejía de los medios de comunicación cuando Trump anunció su intención de sacar a Estados Unidos del Acuerdo sobre el Clima en París (o tratado, en términos simples). Les mostré un titular en el que el famoso físico Stephen Hawking decía que Trump estaba llevando al planeta «al borde del abismo».

Entonces les pregunté retóricamente a los estudiantes: «Pensarían que el Acuerdo de París iba a 'trabajar' para contener la amenaza del cambio climático, excepto que Trump se retiraría y lo arruinaría, ¿verdad?»

Y sin embargo, el grupo a favor de la intervención ClimateActionTracker.org ilustra muy bien que incluso si todos los países cumplieran con sus promesas (incluyendo los EE.UU.), no se acercaría a limitar el calentamiento al punto de referencia más débil de 2°C, por no hablar de la nueva meta más chic de 1,5°C. Las cosas eran aún peores si evaluábamos las políticas reales de los gobiernos (en contraposición a lo que afirmaban que se proponían hacer, sobre la limitación de sus emisiones).

slide-2.png
slide-1_0.png

Además, incluí una captura de pantalla (en la parte superior izquierda de la diapositiva) de un artículo de Vox publicado antes del anuncio de Trump en París, que decía que ningún país de la Tierra estaba tomando en serio el objetivo de los 2°C.

Soluciones Tecnológicas

Después de dedicar tanto tiempo a demostrar que las «soluciones» políticas estaban fracasando incluso en sus propios términos, resumí algunas vías de investigación (ver este artículo para más detalles) en las que los científicos están explorando técnicas para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera o reflejar algo de la luz solar entrante. Aunque personalmente no creo que el cambio climático causado por el hombre sea una crisis, y sí creo que la adaptación proveniente del crecimiento económico normal será más que suficiente para tratar cualquier problema en el camino, sin embargo, los científicos tienen estas otras técnicas en su bolsillo, en caso de que se vuelvan necesarias para «comprarle a la humanidad unas cuantas décadas de espacio para respirar» mientras la tecnología avanza en los sectores del transporte y la energía.

Conclusión

Los estadounidenses, especialmente los estudiantes, están entrando en pánico por la supuesta amenaza existencial del cambio climático. Sin embargo, la investigación real, resumida en los propios informes periódicos de la ONU y en la investigación de un laureado con el Premio Nobel sobre el terreno, muestra que, en el mejor de los casos, sólo una modesta «inclinación contra el viento» podría justificarse de acuerdo con la ciencia económica estándar.

Segú sus propios criterios, los activistas alarmista admiten que las medidas políticas no están ni mucho menos cerca de alcanzar sus objetivos. Su propia retórica dice que estos activistas están desperdiciando el tiempo de todos impulsando soluciones que terminarán en catástrofe. Ocasionalmente se equivocan, como por ejemplo cuando Alexandria Ocasio-Cortez admite que su «nos quedan 12 años» no debe tomarse al pie de la letra.

Con el fin de aclarar el debate sobre el cambio climático, en este punto sólo es necesario hacer una captura de pantalla y explicar la evidencia de las fuentes del establecimiento. El marco retórico de la cuestión está tan alejado de la investigación subyacente que esto por sí solo es herético.

 

Robert P. Murphy is a Senior Fellow with the Mises Institute and Research Assistant Professor with the Free Market Institute at Texas Tech University. He is the author of many books. His latest is Contra Krugman: Smashing the Errors of America's Most Famous Keynesian. His other words include Chaos Theory, Lessons for the Young Economist, and Choice: Cooperation, Enterprise, and Human Action (Independent Institute, 2015) which is a modern distillation of the essentials of Mises's thought for the layperson. Murphy is co-host, with Tom Woods, of the popular podcast Contra Krugman, which is a weekly refutation of Paul Krugman's New York Times column. He is also host of The Bob Murphy Show.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Pixabay
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire